¡Casi no se juega!

Superliga

Publicado el: 3 de agosto de 2019  -  15:49h
Escrito por Javier Espinosa
5 views

Huracán-Colón estuvo a punto de suspenderse porque los empleados de Utedyc amenazaron con un paro por una deuda salarial. Se solucionó poco más de una hora antes del partido porque los trabajadores cobraron.

El partido entre Huracán y Colón, programado para las 21.10 en el estadio Ducó, estuvo en duda porque los empleados de Utedyc habían decidido no trabajar ante deudas salariales, que incluían el no pago del aguinaldo.

Sin embargo, poco antes de una hora del inicio del partido, los sindicalistas informaron que habían llegado a un acuerdo con la dirigencia y el partido se jugará. ¿Qué ocurrió? Eran 80 empleados en rebeldía, 50 de ellos fijos de Huracán, a los que les debían el aguinaldo, que debió pagarse en junio, y que reclamaban por atrasos en el pago de los sueldos. Los otros 30, que pertenecen a otros clubes y se sumaban para el partido con Colón, reclamaban que les habían pagado con cheques rebotados.

No hubo cara a cara con la dirigencia de Huracán, pero todo se solucionó vía teléfono y a las 20.00 se les acreditó la deuda en las cuentas bancarias de los trabajadores. Fue a esa hora que decidieron prestar servicio y el match quedó confirmado. El público puso ingresar al Ducó.

 


Deja tu Comentario

Lo más visto

Lo último

¡Conviértete en un miembro de nuestra comunidad en línea y obtén toda la información deportiva al instante, suscríbete a nuestro Newslwetter ¡ahora!